Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta la política de privacidad.
Cerrar

           

Conde reivindica en la Cumbre de CEOE que clausura el Rey "reglas que generen escenarios económicos equilibrados"


El Presidente de CEOE-CEPYME Cantabria Enrique Conde ha intervenido esta mañana en la cumbre Empresas Liderando el Futuro organizada por CEOE España y que clausura Felipe VI. En su intervención, Conde ha asegurado que Cantabria se encuentra “ante la necesidad de asegurar una recuperación de la actividad económica lo más rápida posible y ante la oportunidad de transformar la economía en una economía productiva de alto valor”.

En la cumbre que han inaugurado Pablo Isla, Juan Roig y Ana Botín entre otros y que hoy clausura Felipe VI, el presidente de la patronal cántabra ha reivindicado el papel de la industria y el prisma de la innovación como claves para esta transformación y ha reclamado "reglas que generen escenarios económicos equilibrados".

Conde ha destacado las “tres potentes desventajas competitivas están lastrando la industria en Cantabria: el desfase del coste de la energía que presentan, ya no sólo respecto a los mercados extracomunitarios, sino respecto de los países de la propia Unión Europea; unas condiciones medioambientales a cumplir que no se exigen a los productos que genera la competencia extracomunitaria y unas ayudas europeas ante las que falta una estrategia global España/Comunidades Autonómicas.

Conde se ha referido a algunos de los objetivos que CEOE-CEPYME se ha marcado en el plazo inmediato y ha destacado entre ellos conseguir que   Cantabria se replantee su concepto de industria “para potenciar y englobar el sector agroalimentario, uno de los potenciales más grandes de la Comunidad está aún por desarrollar y que nos necesita para impulsar las modificaciones legislativas que permitan por ejemplo a las empresas acogerse a las ayudas y subvenciones a la industria por ejemplo”.

Enrique Conde ha asegurado también que “la lentitud de la Administración Autonómica está empobreciendo Cantabria” y ha reclamado “una simplificación del marco normativo basada en la regulación inteligente, en el silencio administrativo positivo y en las declaraciones responsables”.

 

Intervención de Enrique Conde, Presidente de CEOE-CEPYME Cantabria en la cumbre Empresas Liderando el Futuro de CEOE España el 24 de junio, jornada de clausura presidida por Felipe VI.

"Buenos días empresarios y empresarias.

Enhorabuena a Antonio Garamendi y a CEOE por la organización de este Foro. Este encuentro ha resultado ser el acto que los españoles necesitábamos para visibilizar de qué hablamos cuando decimos que podemos estar orgullosos de las empresas de este país.

El pasado 8 de mayo comparecí como Presidente de CEOE-CEPYME en el Parlamento de Cantabria. La empresa regional fue invitada a presentar en la Cámara cántabra sus propuestas y reivindicaciones que aportamos plasmadas en el Libro Blanco de la Empresa Cántabra para la Recuperación económica.

Si tuviera que sintetizar mi mensaje, lo haría en una frase: estamos ante la necesidad de asegurar una recuperación de la actividad económica lo más rápida posible y ante la oportunidad de transformar la economía en una economía productiva de alto valor.

Y es que la economía no volverá a ser la que conocemos.  Unas nuevas reglas de juego están comenzando a definirse. Sin embargo, algunas cuestiones no parece que vayan a ser negociables ni a tener marcha atrás ni siquiera después de una crisis de estas dimensiones. La globalización no es reversible. Buscar soluciones a la situación económica actual por esa vía, es perder un tiempo que necesitamos.

En Cantabria, seis sectores generan el 60% del PIB. Hablo de hostelería, industria, transporte, comercio, construcción y cultura.

Cuando hablamos de asegurar una recuperación lo más rápida posible en el corto plazo, hablamos de sectores como el comercio, la hostelería y el turismo. No debemos perder de vista que son los que están requiriendo ahora de la mayor y más urgente ayuda para retomar los niveles de actividad, facturación y empleo previos a la pandemia.

Cuando hablamos del plazo medio, debemos mirar a la construcción. Es de entre los grandes sectores, el que posiblemente menos afectado haya manifestado hasta ahora las consecuencias de esta crisis. Es además un sector con alta capacidad de dinamización de la economía puesto que de manera opuesta a la industria aporta actividad empresarial inmediata y a corto plazo.

Sin embargo, cuando hablamos de transformar la economía en una economía productiva de alto valor, la apuesta nacional y autonómica al medio y largo plazo debe orientarse hacia la industria. Y es un sector al que hay que mirar con los ojos de la innovación.

El sector industrial representa un 14% del PIB y 2,2 millones de empleos en España. En Cantabria supone un 19,6% del PIB y sostiene treinta y tres mil setecientos empleos. Pero es que además, la industria es el emblema de una economía capaz de ofrecer unas condiciones salariales ventajosas, un proyecto de carrera profesional y un futuro mejor. Mejor empleo.

O así era hasta hace poco.

Tres potentes desventajas competitivas están lastrando la industria en Cantabria y con ella, la carrera profesional y el futuro de nuestros jóvenes. Son tres grandes bloques sobre los que CEOE-CEPYME Cantabria está trabajando pero que exceden nuestro ámbito autonómico.

1. El desfase del costo de la energía que presentan, ya no sólo respecto a los mercados extracomunitarios, sino respecto de los países de la propia Unión Europea.

2. Condiciones medioambientales a cumplir, las cuales no se exigen a los productos que genera la competencia extracomunitaria. Creemos en la transición ecológica, la energía verde, pero esta transición no puede matar a nuestra industria.

3. Ayudas que vienen de Europa que, en esta España de poca coordinación autonómica, se preparan sin una estrategia global España/Comunidades Autonómicas. Permítanme ponerles el ejemplo de las ayudas de Europa en diciembre a la descarbonización dotadas de 5.000 mill. de euros, de las cuales reciben Alemania y Polonia 3.500 mill. y España 65 mill. de euros. Sin comentarios.

 

El 67% de las empresas de Cantabria confía en la importancia de una apuesta por una industria avanzada de alto valor añadido, con mayor intensidad tecnológica y sostenible como fuerza tractora de la economía de la Comunidad. Sin embargo, la energía, el medio ambiente y la falta de una estrategia de coordinación autonómica frente a Europa son tres de los lastres que preocupan a la empresa en Cantabria y seguro que en vuestras Comunidades. Pero no son los únicos.

La lentitud de la Administración Autonómica está empobreciendo a nuestra Comunidad. Una simplificación del marco normativo basada en la regulación inteligente, en el silencio administrativo positivo y en las declaraciones responsables es fundamental para acortar el desfase entre los tiempos de la empresa y los tiempos de la administración. 

El absentismo laboral, un problema estructural en la economía española cuyas consecuencias más graves recaen sobre la pequeña y mediana empresa. La descoordinación nuevamente entre el Sepe y los servicios médicos de nuestra Comunidad Autonómica es desesperante, tanto para trabajadores como para empresas.

Cantabria necesita repensar su concepto de industria y ampliarlo para potenciar y englobar el sector agroalimentario. Uno de los potenciales más grandes de la Comunidad está aún por desarrollar y necesita de CEOE-CEPYME para impulsar las modificaciones legislativas que permitan a las empresas acogerse a las ayudas y subvenciones a la industria por ejemplo. Es mucho lo que en Cantabria podemos hacer y ya estamos trabajando fuerte con este sector.

La empresa cántabra es el motor de la recuperación de la Comunidad y del país y es consciente y responsable con su papel.  Pero es que además, si preguntamos a la empresa hacia dónde debemos ir ahora, la respuesta es hacia una evolución del modelo económico.

Esto se concreta en sumar al modelo productivo aquellas actividades de futuro con mayor crecimiento potencial, que a su vez cuenten con mayor efecto arrastre. Mas intensivas en tecnología, con capacidad exportadora y que, en la medida de lo posible, estén más alineadas con las prioridades europeas, como pueden ser, entre otras, la transición energética y la digitalización de nuestro tejido productivo.

La síntesis de todo esto se llama Innovación. Y esta es una palabra que requiere un desarrollo más corto en los discursos y más largo en los Presupuestos.

La empresa es competencia, competitividad. Debemos plantear reglas que generen escenarios económicos equilibrados.

Necesitamos:

Todas las medidas que hagan falta para que el consumo siga al mismo ritmo que antes de la pandemia. Apoyo incondicional al turismo, comercio en toda su amplitud y sector terciario.

1. Convocar, si procede, más obra pública los años 2020 y 2021.

2. Hay que igualar el precio de la energía en España con el de otros países europeos como Alemania y Francia. Hay que apoyar las industrias electrointensivas y las calorintensivas que presenten beneficios comunes, tanto a la actividad empresarial como al ciudadano.

3. Transición ecológica justa para nuestros intereses nacionales y comunitarios.

4. Planificación eficaz ante las ayudas y subvenciones comunitarias.

5. Coordinación entre Estado y Comunidades Autónomas para paliar el absentismo laboral.

6. Gestión documental eficaz de las administraciones.

7. Investigación e Innovación.

8. Conversión real a industria de la industria agroalimentaria.

9. Reglas de juego de igual praxis en España, CEE y mercado global. Esto significa que si tenemos que regular nuestros mercados de situaciones injustas hay que hacerlo con firmeza y valentía.

 

Y para finalizar, la empresa reclama unidad. Que los acuerdos y desacuerdos de las alianzas de Gobiernos multicolor no paralicen, retrasen o frenen la actividad que deberían potenciar. En síntesis, la empresa reclama estabilidad, lealtad y agilidad. Y está demostrado que a los países que se lo ofrecen, la empresa les devuelve empleo, crecimiento y bienestar.

Es lo que la empresa sabe, puede y quiere hacer".

 

 


Comparte ...                                        
Tweets por @Ceoecant