Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta la política de privacidad.
Cerrar

           

Enrique Conde lleva al Parlamento las recetas de la empresa para superar la crisis del COVID-19


Intervención del Presidente de Cantabria en la Comisión Parlamentaria no permanente sobre COVID-19. 

18 de Mayo. 2020.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Buenos días, señorías, secretarios generales de los sindicatos: 

Como representante de la empresa, soy consciente de que las reflexiones y aportaciones que hoy se pongan sobre la mesa en esta Comisión, deberán ser la base de la política económica de la Comunidad en los próximos años. Por eso, quiero empezar por agradecer la invitación a intervenir en esta Comisión que CEOE-CEPYME entiende como un reconocimiento del papel de la empresa como actor indispensable en el proceso de construcción de un tejido productivo más fuerte.  Hay muchas cosas que la política puede decidir en materia económica, pero casi ninguna que se pueda llevar a cabo sin la empresa. Que así se reconozca en este Parlamento es importante.

El Gobierno decretó el Estado de Alarma el 14 de marzo, pero para la empresa y para la Comunidad, la alerta real, empieza ahora. Porque si no acertamos con la estrategia de salida, la crisis será estructural. Caer puede ser rápido, remontar es lento y costoso.

CEOE-CEPYME no viene a este Parlamento con las manos vacías. Del mismo modo que en diciembre de 2019, en un escenario distinto, entregamos a la Comunidad una Estrategia de Desarrollo, el Plan 2030, hoy entregamos a este Parlamento El Libro Blanco De CEOE-CEPYME Para La Recuperación Económica. La Empresa De Cantabria Ante El Covid 19. En la elaboración de este Libro Blanco han participado más de medio centenar de colectivos empresariales de Cantabria que aglutinan a más de 10.000 empresarios y autónomos, así como técnicos de los Servicios de Estudios de CEOE España, CEOE-CEPYME Cantabria, ESADE y la Consultora Deloitte. Con un enfoque similar al que aplicamos a la elaboración del Plan Cantabria 2030, proponemos la identificación y desarrollo de palancas y elementos tractores que deben activar los resortes que vuelvan a crear el ecosistema en el que la empresa da a la sociedad lo mejor de sí misma: empleo, innovación y soporte económico del bienestar social. Al igual que Cantabria 2030, este documento está abierto y en permanente evolución.

El trabajo que desde el pasado marzo venimos realizando para elaborar este documento tienen dos objetivos fundamentales: 

-Contribuir a asegurar una recuperación de la actividad económica lo más rápida posible y

-Concienciar de la necesidad de aprovechar un momento de cambio para abordar las medidas estructurales necesarias para transformar la economía regional en una economía productiva de alto valor.

Dado que mi intervención va a estar dividida en dos bloques, permítanme que no me detenga en hacer un diagnóstico de la situación y utilice esta primera parte para explicar en esta Comisión lo que los distintos sectores económicos están reclamando. Algunas de estas demandas son comunes y quedan recogidas en un Decálogo. La empresa de Cantabria, demanda: 

1. Un protocolo sanitario de actuación para cada sector, con garantía y ayudas económicas para el acceso a sistemas de protección fiables y a un precio justo y no tasado.

2. Algo que ya hemos conseguido: que se aproveche el conocimiento y la experiencia de las asociaciones sectoriales en el diseño de las medidas para la reactivación.

3. Cobrar puntualmente puede salvar a más empresas que las ayudas públicas, que pueden demorarse meses. Necesitamos una reducción radical del período medio de cobro que estrangula la liquidez de las empresas.

4. Agilizar al máximo la tramitación de los contratos y licitaciones públicas priorizando la contratación de empresas cántabras y el acceso de las pymes de cada comarca.

5. Simplificación de los procesos administrativos, en especial, los relacionados con el inicio o reactivación de actividades.

6. Reducción de los costes sociales e impulso de un modelo de relaciones laborales realista, flexible y que no penalice la actividad económica. Es preciso reforzar los incentivos y ayudas a la contratación.

7. La política fiscal en tiempos de COVID-19 no puede significar solo retrasar las cargas a meses próximos. Es necesario sopesar las cancelaciones, condonaciones o aplazamientos de todo tipo de impuestos.

8. Necesitamos unidad en las Administraciones. Necesitamos que trabajen ustedes para que el mundo y el país reciban de nuestra Comunidad una imagen de región segura.

9. Desarrollo urgente de los planes de digitalización, dirigidos a todos los sectores empresariales, autónomos y pymes, acompañándolos con las ayudas que se estimen necesarias.

10  Apoyo al asociacionismo empresarial. Sin la actividad que están desarrollando las principales organizaciones empresariales dando cobertura, asesoramiento e información permanente a los empresarios y empresarias, la presión sobre la Administración en estas circunstancias, ya habría bloqueado absolutamente su funcionamiento.

Aprovechen nuestras capacidades operativas que son muy grandes. Estamos para ayudar.

Para la elaboración del Libro Blanco de la Empresa ante el COVID-19, hemos preguntado a cada sector: ¿Qué medidas adoptarías si tuvieras que gestionar la crisis en tu ámbito de negocio?

Tienen ustedes un primer borrador del documento que recoge las respuestas. Apóyense en el.

No puede haber una hoja de ruta más ajustada a la realidad que la que se elabore en base a las aportaciones de quienes se lo juegan todo en esta crisis.

Esto es lo que las empresas de cada sector demandan:

Las empresas de tecnologías de la información y la comunicación reclaman el reconocimiento de su actividad como I+D+I y con ello, ayudas a la inversión, subvenciones, financiación y reducción de la fiscalidad.

Los centros sanitarios veterinarios piden apoyo institucional l para reforzar la labor sanitaria de las clínicas, garantes de la salud animal y la humana.

El Sector de la formación necesita cobrar cantidades pendientes, una nueva convocatoria de cursos y demanda una resolución que permita considerar el sistema de Aula Virtual como formación presencial.

Los centros deportivos recuerdan que son el único sector del ocio que aún está gravado con un 21% de IVA. Reclaman apoyo para reducir este tipo impositivo y piden retomar el proyecto de Receta Sanitaria.

El Sector del transporte por carretera y de viajeros reclama el pago adelantado de las subvenciones del 2020, inversión en áreas de servicio bien dotadas cuya carencia se ha puesto en evidencia en esta crisis. También, clarificación de las relaciones de las empresas de transporte con cargadores y destinatarios.

El sector de las inmobiliarias pide una rebaja de los impuestos que gravan la compra de vivienda y la compra de vivienda para alquilar llegando a la exención total para las que sean puestas en el mercado a precio tasado por el Gobierno de Cantabria.

El Sector cultural y creativo pide garantizar la ejecución total las actividades programadas y presupuestadas y que se cuente con ellas en los planes de potenciación del turismo.

Las grandes superficies comerciales necesitan mantener la declaración de zonas de gran afluencia turística durante la temporada estival y la apertura de todos los domingos de diciembre.

El comercio minorista reclama acciones para el fomento del consumo y ayudas al alquiler de locales comerciales.

El sector del metal está preocupado por la seguridad de sus trabajadores y necesita instrucciones para ofrecer la máxima seguridad sanitaria.

El sector de hostelería y turismo piden reconducir todas las ayudas programadas por Gobierno para 2020, y destinarlas a ayudas directas a fondo perdido y de apoyo directo al tejido empresarial y que todas las consejerías trabajen exclusivamente con agencias de viajes que declaren sus impuestos en Cantabria, así como ampliar los horarios de establecimientos que así lo deseen, mientras dure la recuperación, para mejorar la productividad.

El Sector empresarial de la dependencia al que ya han escuchado en esta Cámara, solicita una Comisión para la puesta en marcha de la normativa con ratios, precios y una coordinación con sanidad.

La construcción pide destinar suelo propiedad de los organismos públicos para realizar viviendas de protección pública en régimen de alquiler. También reducir la carga burocrática y la cesión de suelo, pasando ésta del 15% al 5% y una correcta cuantificación de los trabajos en los pliegos de contratación.

El Sector de la madera y mueble reclama autorizaciones de corta que actualmente se encuentran paralizadas, recuperación de las ayudas de adquisición de maquinaria forestal y un Plan Renove de Mobiliario.

Esta síntesis no agota las demandas y propuestas que recoge un Libro Blanco que aspira a servir de base al trabajo que nosotros la empresa, y ustedes los representantes de la sociedad y los sindicatos, tenemos que ejecutar desde la más estrecha colaboración y con la mira más allá de la salida de la crisis.

No hacerlo así, nos llevará a cada uno de nosotros y a las instituciones y organizaciones que representamos a ser recordados como los responsables de dejar pasar una gran oportunidad para la economía de Cantabria.

Y ya les adelanto que el empresariado de Cantabria no va a asumir en este proceso ningún otro papel que el de motor de la recuperación y la transformación de la economía regional.

 


Comparte ...                                        
Tweets por @Ceoecant