Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta la política de privacidad.
Cerrar

           

Lo que sí se puede hacer aquí y ahora por la industria y la empresa de Cantabria. Tribuna de Enrique Conde


Como presidente de CEOE-CEPYME Cantabria y ante la necesidad de reflexionar sobre la situación de la industria en la Comunidad debo escapar de la tentación de alegrar el ánimo de aquellos que lean esta Tribuna con mensajes terapéuticos que servirán solo para mantener a esta Comunidad anestesiada.  Una vez dejamos atrás esta tentación y miramos cara a cara la realidad, será difícil encontrar una mejor vía de búsqueda de soluciones que escuchar lo que la propia industria tiene que decir.

Hay tres cuestiones que se repiten siempre en el discurso de la industria cántabra: energía, medioambiente y subvenciones europeasLas tres son decisivas en la transformación de los negocios industriales hacia modelos de futuro y las tres son decisivas para la implantación de nueva industria en la Comunidad.

¿Qué puede hacer Cantabria en materia de energía? Desde luego exigir respeto e igualdad porque la defensa de los intereses de este país respecto a los demás países de la Unión Europea es lamentable por parte de España. Las prebendas de las que disponen otros países son lesivas para España y para Cantabria.  Alemania y Polonia acaban de conseguir 3.500 millones de euros de la UE de una ayuda de 5.000 mill. para la descarbonización.  España ha sido beneficiaria de 65 mill. Cantabria 0. Hay que revertir esta situación. Bruselas a propuesto mover un billón de euros en los próximos 10 años para la neutralidad climática en 2050. Cantabria tiene que estar. La simbiosis medio y energía es total. La apuesta por la energía verde tiene que serlo también, pero esta transición no puede matar nuestra industria. Para ello hay decisiones que adoptar. No tenemos vertederos y los que hay cada vez son más escasos y más caros. Estudiemos donde está la clave para hacer de este problema un negocio de dos formas, que no nos genere gasto en nuestra producción y que sea una fuente de negocio con otras comunidades.

Cuando la industria cántabra habla de sus problemas habla de subvenciones europeas. Hay que dotar de medios el Gobierno Regional para que seamos la primera región en Europa en recibir subvenciones. La digitalización, la investigación y la innovación deben ser la espada de muchas de nuestras industrias para competir en los mercados. La industria agroalimentaria aparece mencionada siempre que se habla de sectores con potencial y futuro. Sin embargo técnicamente no se considera industria a la hora de redactar las bases de ayudas y subvenciones

La burocracia no afecta solo a la industria pero lastra su actividad como toda la actividad empresarial de la Comunidad. CEOE-CEPYME reclama que este problema se solucione con dos medidas: silencios positivos y declaración responsable. Mientras lo discutimos,  Castilla y León y País Vasco se han llevado ya algunas de las empresas y muchos empleos que pudieron y debieron quedarse en Cantabria. 

¿Por qué no tiene Cantabria para las industrias de nueva creación interlocutores directos y ejecutivos? Es una herramienta útil a todas pero vital para conseguir atraer y crear en Cantabria las industrias que van a trabajar en las vías de negocio que adelantan el futuro. Hablo de Blue Economy o economía azul, Silver Economy, o economía del envejecimiento, robótica, etc... Dejar escapar esta nueva industria sería tan grave como lo es perder las que ya están implantadas y el riesgo para ambas no está tanto en decisiones equivocadas como en la inexplicable demora de tramitaciones de documentos como el Plan Regional de Ordenación Territorial, el PROT, o los Planes Generales, eternos, jurídicamente inseguros, centrados muchas veces en la vivienda residencial y casi siempre muy cortos de miras respecto a la actividad industrial, empresarial en general.

Una solución a corto plazo sería apostar por Planes Generales menos ambiciosos con el objetivo de simplificar su aprobación. A largo plazo, cambiar la tramitación para que no sea preciso implicar a tantas administraciones tantas veces en un documento tan importante.

La industria, la empresa cántabra habla de proteccionismo en su discurso. No porque quiera caprichosamente ser protegida en su Comunidad sino porque las Comunidades del entorno lo practican. Un ejemplo: me decía irónicamente un industrial hace un par de semanas que cualquier día vamos a acabar con la tabla periódica de elementos químicos porque la realidad es que en Cantabria no se puede utilizar prácticamente ninguno en las industrias, eso sí, mismo producto fabricado en mercados como el chino se permite su utilización fabricado con concentraciones infinitamente superiores a las permitidas en España y condiciones lamentables de los trabajadores que han participado en su elaboración.

Hay mucho que se puede hacer aquí y ahora por la industria, por la empresa de Cantabria. Miremos a los problemas a la cara. Escuchemos el discurso de la empresa. Trabajemos juntos y con generosidad. La competencia es brutal, nos jugamos mucho y no disponemos de tiempo.

 

 


Comparte ...                                        
Tweets por @Ceoecant