Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta la política de privacidad.
Cerrar

Síguenos en y
Suscríbete a nuestros boletines

Solo 53 de las 831 personas que abandonaron el paro en agosto en Cantabria se incorporaron a la plantilla de alguna empresa 


El número de parados registrados en las oficinas de empleo en Cantabria bajó en 831 personas en agosto mientras el desempleo se incrementó en España en un 1,39%.  Si bien el dato pudiera invitar al optimismo, la realidad señala que 778 del total de 831 personas que abandonaron el desempleo en la Comunidad lo hicieron para incorporarse como trabajadores durante seis meses a proyectos sostenidos con dinero público en los Ayuntamientos. Los datos corresponden a contratos ya comunicados, es decir formalizados dentro de la Orden  de Corporaciones Locales  a lo largo del pasado mes de agosto.
Ello supone que solo 53 personas abandonaron el desempleo en agosto en Cantabria para incorporarse a empresas, por lo que para CEOE-CEPYME, “la realidad de los datos del paro en la Comunidad si descontamos los contratos-ficción realizados por los Ayuntamientos, es más dura que la que hoy presenta el resto de España” y evidencia que la bajada del paro en agosto en Cantabria “se debe a contratos que estamos pagando los contribuyentes”. 
 “En Cantabria hoy, 35.438 personas están desempleadas mientras la apuesta del Gobierno por la creación de empleo se realiza a través de los ayuntamientos y no de las empresas” ha señalado el Presidente de CEOE-CEPYME, Lorenzo Vidal de la Peña para quien “el Gobierno cree que el paro en Cantabria es una enfermedad terminal, renuncia a aplicar tratamientos que la solucionen y solo aplica cuidados paliativos que alivian la situación de los desempleados durante medio año y luego les dejan solos y en el mismo lugar en el que estaban”.
Desde junio, 1900 personas han abandonado el desempleo en Cantabria al ser contratadas por seis meses por los Ayuntamientos dentro de la Orden de Corporaciones Locales que prevé la creación de 3.200 empleos públicos temporales con un coste de 31 millones de euros. 
Para Vidal de la Peña, “los cántabros necesitamos un Gobierno que gestione políticas de dinamización económica, no sostener una estructura de 3.200 empleos públicos rotatorios durante 6 meses y que nos cuesta al año 31 millones de euros que invertidos en medidas de desarrollo planificadas generarían empleos estables”.
La “conversión temporal de parados en empleados municipales” es para el Presidente de CEOE-CEPYME  “un sistema más pensado para rebajar las listas del desempleo que para atender a las necesidades de las personas que son incorporadas a empleos que no les posicionan en un mercado laboral real y que a los seis meses les devuelven a la casilla de salida sin haber sumado contactos ni experiencia del funcionamiento real de la empresa que les permitan aumentar sus posibilidades de encontrar empleo”.
Vidal de la Peña ha lamentado que “son las empresas las que crean el empleo y los Gobiernos los que crean las condiciones para que esto ocurra. Cualquier otra fórmula solo sirve para fabricar datos, no puestos de trabajo, ni desarrollo”


 


                       
Tweets por @Ceoecant